tumamy

Historias e historietas sobre la vida de una mamá

Para vosotros, abuelos

abuelosEste post va dedicado a esas personas tan especiales que han estado en nuestra vida.

Dicen que es mucho mejor que ser padres, pues ya no tienen que criarlos, ahora les toca ¡¡¡¡malcriarlos!!!!

Yo tuve sólo un abuelo, pero valía por los cuatro juntos, era… MI ABUELO, el que me mimaba, el que me enseñaba nuevas cosas jugando…le miraba con adoración y admiración, sabía tantas cosas…..

Quienes tenemos la suerte de haber tenido abuelos y haber podido disfrutarlos, sobretodo en nuestra infancia, podemos sentirnos muy afortunados.

Cuando cambian los roles, es decir, que nuestros padres, se convierten en abuelos, podemos sentir de otra manera y, más conscientes, lo que sintieron nuestros abuelos al disfrutar de nosotros, sus nietos.

Debemos cuidar a los abuelitos de nuestros hijos y, dejarles hacer su papel, es decir, disfrutar de sus nietos, existe una relación muy especial entre abuelo-nieto que durará toda la vida.

ENHORABUENA A LOS ABUELOS, POR SER COMO SON, Y HACER TAN FELICES A LOS NIETOS

Anuncios
Deja un comentario »

Sentirle a mi lado

dibujocolecho1

Como ya he comentado, obligatoriamente tuve que empezar a darle el pecho tumbada, pues no podía sentarme y, mis movimientos eran muy limitados, esto hizo que, por las noches, tuviéramos que dormir bien juntitos Nano y yo.

Pronto me di cuenta que esto tenía muchas ventajas (eso pensaba en aquel momento), pues tras comer, él apartaba su cabecita y se quedaba dormido, por supuesto, yo hacía lo mismo. Las noches, a pesar de sus despertares cada tres horas aproximadamente, eran muy fáciles, pues nos quedabamos dormiditos los dos.

Todo el mundo me decía que estaba cometiendo un error, que le estaba mal acostumbrando, por Dios ¡¡¡acaba de nacer!!! De todas formas, en ese momento me daba igual, sentirle a mi lado durante las noches era maravilloso, me aseguraba que todo estaba bien, y en cuanto me necesitaba, allí estaba yo, a su lado.

Poco a poco y, con el paso del tiempo, vi que esto podría no salir tan bien como yo pensaba, pues quedaba poco para que empezase a trabajar y ya me planteaba cómo iba a ser el cambio de dormir a mi lado, a dormir en su habitación, solito.

Sorprendentemente, llegó un dia en el que él decidió que no quería dormir más conmigo, quizá por el espacio (dormíamos en el sofá, muy cómodo, pero no era una cama), no lo se, pero él lo decidió así.

Casi un mes antes de empezar a trabajar, con cuatro mesecitos ya dormía solo en su habitación y durante toda la noche.

Pienso en aquella gente que me decía que cometía un error en dormirle a mi lado y, creo que tenían razón, no es bueno acostumbrarles (y esto lo digo por experiencias actuales que ya contaré en otro momento) a dormir contigo, pero si es lo que quieres hacer, hazlo, pues es una experiencia maravillosa.

Deja un comentario »

Su gran amiga

No puedo no hablar sobre este tema, desde hace unas semanillas que nos hemos dado cuenta que esto ocurre y, estoy tan alucinada que necesito contarlo (aporto foto).

morsa

Nano tiene un libro con dibujos de animalitos, algunos muy bonitos, por cierto, pero hay uno en particular que le encanta, la Morsa. Todos los días, cuando llegamos a casa, casi lo primero que hace, es ir a su librería a coger el libro y, abrirlo por la página de su gran amiga, cuando la ve, se le ilumina la cara y, comienza a parlotear, ¡Hasta le da besos! Se lo pasa en grande. No se que es lo que verá en ella, pero no hace ni caso al resto de animales que están en el libro.

¿Qué será lo que les llama la atención? Mi madre me dice que, cuando tenía su edad, me encantaba un libro de recetas y, siempre me paraba en la receta de las Alcachofas a la tudelana, por lo visto hacía lo mismo que hace Nano con la morsa. ¿Alcachofas a la tudelana? Ni me imagino qué es lo que me podría llamar la atención de aquella receta.

Es tal el amor que siente Nano por su morsa, que cuando se pone tontorrón, le digo que dónde ha dejado a su morsa, o le hablo de ella, deja de llorar, va a buscarla y, se pone a charlar con ella, en su idioma, claro, no entendemos que conversaciones se traerá con la Morsa, pero se le olvida toda rabieta.

No me parece el animal más bonito del mundo y, mucho menos este dibujo, pero verle así de feliz con algo en concreto es muy gratificante. Se está haciendo mayor y, tiene preferencias y gustos, está empezando a demostrar su personalidad en todos los sentidos. Como he dicho en varias ocasiones y, seguiré diciendo, no hay nada mejor que ver crecer a tu hijo.

Deja un comentario »

Una dulce tradición

6796121-tarta-de-manzana-de-la-abuelaEn toda familia hay tradiciones y, éstas deben seguir generación tras generación y, como no podía ser de otra manera, yo he seguido la nuestra.

Esta tradición consiste en que cada bebé que llega a la familia, cuando cumple 3 meses, su mamá le hace una tarta de manzana y, toda la familia lo celebramos, como si de un cumpleaños se tratase.

Ese día llegó y con toda la ilusión del mundo hice la tarta de manzana, muy deliciosa, por cierto. Celebramos su tercer cumplemes con una comilona en casa, terminando con este maravilloso postre.

Me encanta esta tradición, como a cada uno le gustará la suya. Disfruté mucho los días previos, preparando “la fiestecilla” y, el mismo día, haciendo la primera tarta para mi Nano, porque no será la última, ni mucho menos.

Al igual que ha sucedido conmigo, transmitiré esta tradición a mi hijo, cuando sea padre.

Deja un comentario »

Elegir un buen carrito

bebe-carritoCuando estás esperando un bebé, estás abrumada por la cantidad de cosas que necesitas, por cierto, muchas de ellas prescindibles y, a la hora de elegir el carrito quizá no le dedicamos el suficiente tiempo.

Desde mi experiencia, voy a daros algún consejo a tener en cuenta para comprar un carrito que sea, sobretodo, cómodo para el estilo de vida que llevamos.

¿Qué deberíamos pedir de un carrito? Desde mi punto de vista lo siguiente :

Que sea seguro para el bebé. No quiere decir que nos tengamos que gastar un dineral para encontrar seguridad, ni mucho menos.

Que sea duradero, no solo que no se nos rompa alguna parte al poco de comprarlo, sino que, podamos usarlo una larga temporada. Nosotros nos decidimos por un Trío y, creo que es una de las mejores opciones, es válido para todas las etapas del bebé y, aunque son un poquito más costosos, al final, ahorramos dinero.

Que sea ligero. Esto fue un gran error nuestro. Cuando el bebé es recién nacido y, apenas pesa, no hay ningún problema, pero cuando empieza a crecer y, sobretodo, a coger kilos, no hay cosa peor que arrastrar, además, un carrito pesado. Las cuestas arriba me matan, eso sí, estoy haciendo unos brazos….. Hasta me atreví hacer una carrera con carritos que, por supuesto no volveré a repetir, muy a mi pesar, porque mis brazos no dan para más.

Que se pueda doblar con facilidad. Si para abrir y cerrar el carrito necesitas ser Hércules, es que no es funcional, por lo que deberemos probar eso en la tienda antes de comprarlo.

Que doblado, entre en el maletero del coche. Esto no me ha pasado, pero me lo han contado. Comprar un carrito precioso y, cuando vas a hacer tu primer viaje en coche, te das cuenta que no cabe en el maletero … esto te obliga a ocupar un asiento sólo para el carrito, no es muy cómodo ¿verdad?

Como véis, hay algunas cosas en las que quizás no pensamos a la hora de comprar un  carrito, miramos la calidad, el precio y si nos gusta, pero, después, cuando empiezas a utilizarlo, te das cuenta que no es nada cómodo. Algo parecido nos ha pasado a nosotros, así que espero que, con estos consejitos, os ayude a que no os pase lo mismo a vosotros.

Deja un comentario »

Lactancia

tumamyHasta que no te toca hacerlo, no te das cuenta que no es tan fácil como te dice la gente. Además de la cantidad de dudas que te vienen a la cabeza, la lactancia no sólo depende de tí, depende, también, del chiquitín al que estás alimentando.

Mi experiencia, que empezó en el hospital como la mayoría de las veces, fue buena en general, aunque los inicios no fueron nada fáciles.

En el hospital todo fue muy bien, te ayudan y te enseñan a hacerlo y, todo parece muy sencillo, todavía no había subido la leche, por lo que mi pecho tenía un tamaño normal.

Cuando llegamos a casa, fue otra cosa, mis pechos triplicaron su tamaño, además de ponerse duros como piedras, mi pobre chiquitín no podía comer. Menos mal que, mi marido, en una de sus locuras comprando cosas antes de que naciese Nano, compró unas pezoneras. Pensé que no me harían falta, pero el primer día en casa ya las estaba usando.

Mi posición era incómoda, no podía sentarme, Nano desde el principio ya apuntaba maneras, ¡Menudo tragón! La leche salía por todos lados, me sentía una vaca lechera … qué sensación… Al poco tiempo y, después de que Nano me tuviese cinco horas sin poder moverme porque solo quería estar enganchado, yo estaba desesperada, así que me fui al pediatra a ver que me aconsejaba. La pediatra me dijo algo que hizo que mi experiencia cambiase por completo. Me preguntó si tenía algo mejor que hacer que dar de comer a mi hijo, tras pensarlo un momento, le respondí que no y, desde ese momento, al darme cuenta que, en aquel momento lo único que importaba era Nano, empecé a disfrutarlo, a sentir ese vínculo tan especial que sólo había entre él y yo, nadie más.

En definitiva, si estás segura y convencida de dar el pecho a tu hijo, aunque al principio sea difícil, hay que tener paciencia, porque al final saldrá todo bien y, podrás disfrutar de esos momentos tan maravillosos, momentos en los que no existe nada más, solo tu hijo y tu.

Deja un comentario »

En cuarentena

20060213210958-gatoVaya, si antes digo que la relación entre Nano y uno de mis gatos es buena o, por lo menos aceptable, hoy ha ocurrido lo que no queríamos que ocurriese.

EL pobre gato ha tenido mucha paciencia, le entiendo y, Nano es muy pesadito. Claro, ha llegado un punto que el gato ya no puede más, no deja pasar ni media.

A principios de semana, le arañó entre los ojos (¡Que peligro!), por suerte no fue nada importante, pero hoy… Me he despistado solo un segundo, cuando empiezo a sentirle llorar, le miro la cara y, le veo unas arañazos enormes.

Ninguno de los dos tienen la culpa, uno es un animal y, el otro, es un bebé ¿Qué puedo hacer? Pues ponerles en cuarentena, no estarán en la misma habitación durante un tiempo, no es lo que más me gusta, pero no puedo arriesgarme a que esto vaya a más y, tengamos de verdad un buen susto.

Espero que, con el tiempo, al gatito se le pase el enfado y vuelva a soportar a Nano y, que Nano, aprenda un poco a que, si quiere “jugar” con su amiguito, hay que hacerlo con cuidado.

Deja un comentario »

Todos saben de todo

A todos nos gusta dar consejos, de todo tipo y, en todas circunstancias, pero hay un momento en la vida en la que recibes más consejos de lo normal, provenientes de cualquier persona y, en cualquier situación.

Desde el momento en que te quedas embarazada y, lo haces público, empiezan los consejos. Desde lo que tienes o no tienes que hacer y comer, hasta en que hospital es mejor dar a luz. Como cada uno vive su propia experiencia, te pueden aconsejar y desaconsejar el mismo hospital, por ejemplo. Es un bombardeo constante de información. Por no hablar de las leyendas urbanas, es decir, que según la forma de la tripa será niño o niña, si el poso de café es de una manera será niño, etc. ¡He oído tantas cosas!

Cuando eres, sobretodo, primeriza, estás encantada de recibir todos estos consejos y, los tomas todos en serio, aunque se contradigan unos y otros.

Cuando ya ha nacido el bebé, la cosa empeora aún más, consejos de cómo hay que dar el pecho, cómo tienes que criarle, cómo hay que cambiarle el pañal, la guardería, las comidas y, un sin fin de cosas más.

Recuerdo una situación en la que me agobiaba muchísimo que todo el mundo quisiera ayudarme : EN EL MÉDICO. Aquel centro de salud era diminuto, todos estábamos hacinados. Nano era muy pequeño, recién nacido y, me tocó ir muchas veces al pediatra. Temblaba cada vez que teníamos que ir, porque iba dormidito todo el camino pero, una vez allí, lloraba y lloraba, todo el mundo me daba cosejos de cómo le tenía que coger, que si eran cólicos, tenía hambre, sueño, hasta me le cogían en brazos para enseñarme cómo hacerlo … Quizá solo estaba agobiado, como yo.

Es cierto que, he agradecido mucho todos los consejos que me han dado y, lo sigo haciendo, pues me los asimilo a mi manera, me quedo con los que realmente me interesan y, con los demás, doy las gracias igualmente, pero en eso se queda todo.

La gente sólo quiere ayudar, pero no se dan cuenta que, la mejor manera de hacer bien las cosas es haciéndolas tu mismo y, equivocándote. Nadie nace sabiendo ser madre, se aprende a base de la experiencia y, del instinto, éste es el mejor aliado que existe y, del que más me fio. Cada uno tiene que seguir su instinto y hacer las cosas como cree que es mejor.

Deja un comentario »

Mi espalda y yo

dibujo-espalda-Llevo ya una temporadita con la espalda fastidiada, Nano comienza a pesar bastante y mi cuerpo empieza a notarlo, además, no suelo hacer bien las cosas, es decir, le cojo fatal, doblándome por completo, a veces no tengo tiempo para pensar en cómo debo cogerle, así que lo hago como buenamente puedo, o sea, fatal.

Hace un par de días empecé unas clases de baile, tenía mucha ilusión, hacía tiempo que iba detrás de esto. La clase fue genial, llena de actividad, me lo pasé muy bien, pero hicimos unos abdominales al terminar que me destrozaron el cuello (siempre por hacerlo mal, como todo), al salir no podía casi ni andar, noté que no fue un simple tirón en el cuello.

Han pasado dos días y, todavía sigo igual, sin poder moverme y, con la necesidad de volver de nuevo al fisio.

Que impotencia no poder cuidar de tu hijo, sobretodo porque, además, ha cogido otitis, otra vez, pide mis brazos y mi consuelo, y no puedo dárselo. Me recuerda a cuando nació, esos primeros días, que tampoco era capaz de tenerlo en brazos, ¡que rabia!

Haré un gran esfuerzo por curar esta espalda, soy tu mamá y, te prometí al nacer, que cuidaría de ti siempre, no te preocupes, ya estoy aquí otra vez, para darte todos los mimitos que necesitas, juntos pasaremos esta otitis, como todas las demás.

Deja un comentario »

Malditos dientes

diente¡Qué terrible dolor tiene que ser! Dicen que si lo tuviésemos que pasar de adultos, no lo soportaríamos, menos mal que la naturaleza es inteligente y hace que no nos acordemos de aquel horrible trauma.

Nano empezó con 5 meses, sacó sus primeros dos dientecitos, casi ni nos dimos cuenta y, nos alegramos mucho, pensando que sería así siempre, casi sin dolor…. Ja!!! Con 8 meses, al pobrecito mío se le hinchó la encía de los cuatro dientes de arriba y, le salieron tres meses después. Tenía las encías rojas, gordas, daba mucha grima verlas. Por fin, le salieron los cuatro dientes a la vez. Unas dos o tres semanas después, le salieron, no sin sufrir, los otros dos dientes de abajo que le quedaban.

Los siguientes dientes que le salieron fueron cuatro muelas, a la vez y, los últimos han sido los colmillos de arriba. Todavía le quedan unos pocos dientes por salir, tendremos que tener un poquito más de paciencia, ya queda menos.

No todos los niños sufren igual, hay niños que no sienten apenas dolor y sus papás ni se dan cuenta cuando les salen los dientes y, para otros, el dolor es incluso más fuerte que el de Nano.

En una de las veces que le llevé al pediatra (no era el suyo) y le conté que para aliviar un poco el dolor, le daba un gel refrescante, me dijo que eso no era necesario, que no está probado que los bebés sientan dolor con los dientes y, que aunque lo sientan, los bebés del tercer mundo no usan nada y crecen muy sanos. Si, eso es verdad, pero no estamos en el tercer mundo, allí tampoco se vacuna a los niños y, no por eso, aquí no lo hacemos ¿no?

Como con otro tipo de cosas, sigo mi propio instinto, y se que mi hijo siente dolor, si puedo hacer algo para aliviarle, aunque sea un poco, lo haré.

Lo mejor para aliviarles el dolor es darle mordedores, hay algunos que se meten en la nevera , éstos no le gustaban a Nano, pero son muy eficaces. Y, en las farmacias, venden geles refrescantes, que ayudan a sensibilizar un poco la zona.

Cuando les duele están muy irritables, tenemos que ponernos en su lugar, nosotros también lloraríamos y patalearíamos, asi que mucha paciencia y, a darles muchos mimos.

Deja un comentario »

Mamá Oveja

La madre del cordero

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi mamá me mola

Historias de una Familia molona: blogterapia, planes molones y un poquito de "heart made" chulo de vez en cuando...

¡S.O.S Primerizas!

Blog basado en la experiencia de una madre primeriza.

Oriella Carolina

Bienvenidos!!

Planeando ser padres

Experiencias reales de padres primerizos

Escribir para decir estuve.

Un blog más, pero de otro ser. Que es feliz escribiendo y que por eso escribe.

regalosbabytu

Dinos lo que necesitas y lo creamos para ti

tumamy

Historias e historietas sobre la vida de una mamá