tumamy

Historias e historietas sobre la vida de una mamá

Ir a la guarde

GuarderiaLlevar a nuestros hijos a la guardería puede suponer un trauma para padres y niños. Todo dependerá de cómo y en qué momento lo hagamos.

Nosotros tuvimos que llevar a Nano a la guardería muy pronto, con 4 meses, no quería hacerlo, era muy pequeño y solo se dormía en brazos, sabía que en la guardería, al no ser el único bebe, no le dormirían así y, me atemorizaba que le dejasen llorando y llorando. Pero no tuvimos elección, teníamos que trabajar los dos.

Empezó con un periodo de adaptación (como suele hacerse en todas las guarderías), aunque creo que ese periodo de adaptación realmente era para mi, ya que él estuvo muy bien desde el primer día.

Fueron pasando los días y, al ver que él estaba agusto y que le trataban muy bien, fui relajándome. Recuerdo que, en cambio, había un niño más mayor que cada vez que yo iba a recoger a mi hijo, le veia que lloraba en la puerta gritando “mamá, mamá”.

Que penita me daba, verle reclamando a su mamá, pero pronto se le pasó. Conozco más casos que, aunque llevando a los nenes más tarde a la guarde, al final acaban adaptándose, ¿Quién no se lo pasaría en grande en un lugar lleno de juguetes?

Respeto cualquier decisión que tomen los padres, pues como siempre digo, los papás deben hacer lo que sienten y, siempre acertarán.
Pero, desde mi experiencia, la guardería ha sido un total acierto, no me gustó llevarle tan pronto, era muy pequeño, pero gracias a eso, no necesitó periodo de adaptación (aunque lo tuvo), ha tenido unos horarios de comidas, desde muy pequeño, muy estrictos, que hemos seguido en casa (bueno… los fines de semana nos damos todos un respiro y nos relajamos un poquito más) he tenido grandes consejos por parte de sus profes y, verle jugar y compartir con otros niños es muy gratificante, ¡tiene hasta un mejor amiguito!

En definitiva, aunque por obligación tuvimos que dejarle en la guarde desde tan chiquitín, creo que si ahora pudiese volver atrás y elegir, haría lo mismo. Así que, para aquellos papás que tengan miedo o no estén convencidos y no tengan otra opción, no os preocupéis ¡¡¡todo saldrá muy bien !!!

Anuncios
Deja un comentario »

Elegir un buen carrito

bebe-carritoCuando estás esperando un bebé, estás abrumada por la cantidad de cosas que necesitas, por cierto, muchas de ellas prescindibles y, a la hora de elegir el carrito quizá no le dedicamos el suficiente tiempo.

Desde mi experiencia, voy a daros algún consejo a tener en cuenta para comprar un carrito que sea, sobretodo, cómodo para el estilo de vida que llevamos.

¿Qué deberíamos pedir de un carrito? Desde mi punto de vista lo siguiente :

Que sea seguro para el bebé. No quiere decir que nos tengamos que gastar un dineral para encontrar seguridad, ni mucho menos.

Que sea duradero, no solo que no se nos rompa alguna parte al poco de comprarlo, sino que, podamos usarlo una larga temporada. Nosotros nos decidimos por un Trío y, creo que es una de las mejores opciones, es válido para todas las etapas del bebé y, aunque son un poquito más costosos, al final, ahorramos dinero.

Que sea ligero. Esto fue un gran error nuestro. Cuando el bebé es recién nacido y, apenas pesa, no hay ningún problema, pero cuando empieza a crecer y, sobretodo, a coger kilos, no hay cosa peor que arrastrar, además, un carrito pesado. Las cuestas arriba me matan, eso sí, estoy haciendo unos brazos….. Hasta me atreví hacer una carrera con carritos que, por supuesto no volveré a repetir, muy a mi pesar, porque mis brazos no dan para más.

Que se pueda doblar con facilidad. Si para abrir y cerrar el carrito necesitas ser Hércules, es que no es funcional, por lo que deberemos probar eso en la tienda antes de comprarlo.

Que doblado, entre en el maletero del coche. Esto no me ha pasado, pero me lo han contado. Comprar un carrito precioso y, cuando vas a hacer tu primer viaje en coche, te das cuenta que no cabe en el maletero … esto te obliga a ocupar un asiento sólo para el carrito, no es muy cómodo ¿verdad?

Como véis, hay algunas cosas en las que quizás no pensamos a la hora de comprar un  carrito, miramos la calidad, el precio y si nos gusta, pero, después, cuando empiezas a utilizarlo, te das cuenta que no es nada cómodo. Algo parecido nos ha pasado a nosotros, así que espero que, con estos consejitos, os ayude a que no os pase lo mismo a vosotros.

Deja un comentario »

Todos saben de todo

A todos nos gusta dar consejos, de todo tipo y, en todas circunstancias, pero hay un momento en la vida en la que recibes más consejos de lo normal, provenientes de cualquier persona y, en cualquier situación.

Desde el momento en que te quedas embarazada y, lo haces público, empiezan los consejos. Desde lo que tienes o no tienes que hacer y comer, hasta en que hospital es mejor dar a luz. Como cada uno vive su propia experiencia, te pueden aconsejar y desaconsejar el mismo hospital, por ejemplo. Es un bombardeo constante de información. Por no hablar de las leyendas urbanas, es decir, que según la forma de la tripa será niño o niña, si el poso de café es de una manera será niño, etc. ¡He oído tantas cosas!

Cuando eres, sobretodo, primeriza, estás encantada de recibir todos estos consejos y, los tomas todos en serio, aunque se contradigan unos y otros.

Cuando ya ha nacido el bebé, la cosa empeora aún más, consejos de cómo hay que dar el pecho, cómo tienes que criarle, cómo hay que cambiarle el pañal, la guardería, las comidas y, un sin fin de cosas más.

Recuerdo una situación en la que me agobiaba muchísimo que todo el mundo quisiera ayudarme : EN EL MÉDICO. Aquel centro de salud era diminuto, todos estábamos hacinados. Nano era muy pequeño, recién nacido y, me tocó ir muchas veces al pediatra. Temblaba cada vez que teníamos que ir, porque iba dormidito todo el camino pero, una vez allí, lloraba y lloraba, todo el mundo me daba cosejos de cómo le tenía que coger, que si eran cólicos, tenía hambre, sueño, hasta me le cogían en brazos para enseñarme cómo hacerlo … Quizá solo estaba agobiado, como yo.

Es cierto que, he agradecido mucho todos los consejos que me han dado y, lo sigo haciendo, pues me los asimilo a mi manera, me quedo con los que realmente me interesan y, con los demás, doy las gracias igualmente, pero en eso se queda todo.

La gente sólo quiere ayudar, pero no se dan cuenta que, la mejor manera de hacer bien las cosas es haciéndolas tu mismo y, equivocándote. Nadie nace sabiendo ser madre, se aprende a base de la experiencia y, del instinto, éste es el mejor aliado que existe y, del que más me fio. Cada uno tiene que seguir su instinto y hacer las cosas como cree que es mejor.

Deja un comentario »

Mamá Oveja

La madre del cordero

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi mamá me mola

Historias de una Familia molona: blogterapia, planes molones y un poquito de "heart made" chulo de vez en cuando...

¡S.O.S Primerizas!

Blog basado en la experiencia de una madre primeriza.

Oriella Carolina

Bienvenidos!!

Planeando ser padres

Experiencias reales de padres primerizos

Escribir para decir estuve.

Un blog más, pero de otro ser. Que es feliz escribiendo y que por eso escribe.

regalosbabytu

Dinos lo que necesitas y lo creamos para ti

tumamy

Historias e historietas sobre la vida de una mamá