tumamy

Historias e historietas sobre la vida de una mamá

Cada día, una sonrisa

sonrisaAunque empecé el fin de semana un poco de bajoncete, a medida que han ido pasando los días, he ido viendo las cosas con positividad, centrada en lo mío y, por supuesto, en Nano.

Tengo que aprovechar cada momento, sacar lo bueno de las cosas y aprender de ellas.

Hay que sonreir a la vida porque son dos días y, porque hay cosas mucho más importantes en las que pensar y en quien pensar.

Me he propuesto levantarme y acostarme cada día con una sonrisa, porque por el simple hecho de estar aquí, tener salud y un hijo maravilloso, es más que suficiente para sonreir y ser feliz.

Mañana será un día muy importante. Un día que hace dos años entró a formar parte de mi vida y me acompañará siempre, un día que me hace recordar momentos preciosos y que me hace muy muy feliz.

¡No hay nada mejor que esto para irme a la cama con una gran sonrisa!

Anuncios
Deja un comentario »

Hacer la compra

carro_compraReconozco públicamente que odio ir a hacer la compra, no me importa pasear por los pasillos observando los productos e imaginando los ricos platos que puedo hacer, pero normalmente no voy a pasear porque siempre tengo prisa, y el súper está lleno de gente, por lo que hay que ir sorteando los carritos para avanzar.

No soy una persona muy pachorra que digamos, soy más bien nerviosita…. y hay ciertas situaciones que me ponen más nerviosa todavía…. como los que van a hacer la compra sin prisa alguna ( que en realidad les envidio) y entorpecen el paso a los que tienen el petardo en el culo, como yo.

Pero hay un momento que detesto especialmente y es el momento caja. Una vez que fui sola a hacer una compra grande, me dije a mi misma que nunca más lo haría.

Tengo que dividirlo por momentos :

–          Vaciar el carro : Si no hay nadie en la caja, tengo que vaciarlo a una velocidad de vértigo para que me de tiempo a vaciar el carro, y a meter la compra en las bolsas antes de que termine la cajera. Si hay alguien, puedo estar un poco más relajada y organizar las cosas un poco mejor.

–          Esperar a que termine el de delante :  Normalmente tengo la suerte de ponerme detrás de gente con muuuuucha calma, por lo que cuando por fin ya crees que te va a tocar, el de delante todavía tiene que guardar el ticket (si es que no se pone a mirarlo ahí mismo), guardar la cartera, recoger las últimas bolsas y mover el carro… ahhhh y contarle su vida a la cajera, que a la pobre le importa bien poco y ya ha empezado a pasar tu compra  para ver si así le mete prisa!!! (sin conseguirlo, claro)

–          Meter las cosas en la bolsa y pagar : Es por este momento porque el que jamás volveré a hacer la compra grande yo sola. A la cajera parece que le ha entrado de repente mucha prisa y pasa los productos a la velocidad de la luz, tu intentas como puedes meter las cosas en las bolsas intentando organizarlo, pero como ves que todo se está acumulando al final lo metes como buenamente puedes. Con bolsas que pesan más que yo, las meto en el carro y a seguir….. hasta que por fin, va terminando y mientras con una mano meto las últimas cosas en la bolsa, con la otra, saco el monedero, pago, firmo y al bolso.  Detrás, esperando su turno, siempre me toca otro caga prisas como yo que ya está impaciente porque le toque, así que como puedo, meto todo lo que quedaba en el carro y me voy.

Ahora ya puedo respirar tranquila… aunque lo que me queda no es menos pesado ( meter todo en el coche, llevarlo a casa y colocarlo!!!!) , pero por lo menos no tengo esas agonías que me entran .

No echo la culpa a nadie, solo a mi misma, porque si pudiese aprender a relajarme y a darme igual si los demás tienen prisa o no, seguramente podría disfrutar de ese momento…. pero todavía eso lo veo muuuuuy lejos…..

 

¿Ahora entendéis porque odio tanto hacer la compra?

4 comentarios »

Mis queridos mosquitos…

picadura

Después de un largo invierno, por fin llegan las buenas temperaturas, las flores, el sol, vida en la calle… Todo es maravilloso… ¿o no?

Ningún progenitor quiere que su hijo herede “las cosas malas” de cada uno, la mala vista, la nariz tacha, la calvicie, etc.

Pues bien, ayer descubrimos algo no muy bueno que ha sacado de mi, la atracción a las picaduras y la reacción a ellas.

Hace ya muchos años tuve un ataque nocturno de insectos y me desperté hecha un cuadro, con decenas de picaduras y, por supuesto hinchadas. A mi familia, no les picó ninguno y eso que aquella noche dormíamos todos juntos. A partir de ahí, el Autan, es mi colonia veraniega. La cosa se intensifica cuando viajo a otro país, querrán probar sangre nueva, porque me dejan fina, ni con el antimosquitos más eficaz me libro.

Para el verano ya estoy preparada y les tengo controlados, pero ahora, en esta época, me pillan totalmente desprevenida, y ya tengo alguna que otra picadura (bolón enorme) en el brazo.

El martes cuando fui a buscar a Nano a la guarde, venia con 2 picaduras en la cara…. por lo menos no estaban hinchadas, pero ayer, al llegar a casa, vi su pobre dedito como una morcilla y, en la palma de la mano tenia otra de las mismas características.

Después de dejarle la mano un ratín bajo el agua y ver que no dejaba de crecer, fui a la farmacia y me mandaron una crema que, por supuesto no es comestible. Asi que con 80 grados (en realidad serían unos 25), le tuve que poner una manopla, que era de lana (porque no tengo otras) para que no se chupase la crema.

Tuvimos una pequeña batalla, porque además del calor que estaría pasando el pobre, con una manopla pocas cosas puede coger, por lo que hice todo lo posible para que aguantase con ella puesta hasta que se secase la crema.

Así que mis queridos mosquitos, a partir de ahora, la guerra ha comenzado y vamos a ganarla, vivimos en el campo y estáis por todas partes, así que no será fácil, pero soy una veterana, no voy a dejar que ataquéis su pobre pieliecita. ¡Ya estoy yo para eso!

Deja un comentario »

Miedo a las tecnologías

vector-laptop-o-notebook_17-330094600

He crecido en una época en la que no existía el móvil, ni internet, ni las grandes videoconsolas, como mucho estaban “las maquinitas” y la gameboy o game gear.

Cuando teníamos que volver a casa para comer, nuestros padres nos avisaban con un grito o directamente obedecíamos y estábamos en casa cuando nos decían.

Me pasaba el día jugando al escondite, al rescate, la comba, intercambiaba cromos, etc.

Mi primer móvil lo tuve con 16 años y, por supuesto, no tenía la pantalla a color y sólo hacía llamadas y enviaba mensajes.

A medida que han ido pasando los años (no tantos, aunque parezcan cientos) y he ido creciendo, he visto cómo la manera de jugar de los niños ha cambiado y la manera de relacionarse con los demás también.

El mundo tecnológico en el que vivimos tiene muchas cosas buenas, nos acerca a las personas que tenemos lejos, podemos tener acceso a cualquier información, nos facilita, en cierto modo, la vida. Pero no todo es oro lo que reluce….

Cada vez se ven menos niños en las calles jugando ente ellos, muchos están juntos, pero cada uno con su videojuego o móvil. Jóvenes (y niños) inexpertos que deambulan por las redes sociales exponiendose a peligros que desconocen.

No quiero negarle a mi hijo el uso de las tecnologías, porque además sería hipócrita ya que yo las uso constantemente y, además forman parte de nuestra sociedad, pero no me gustaría que se conviertiese en un niño que únicamente se divierte con el último juego de la Play.

Es necesario relacionarse, disfrutar al aire libre y tener amigos y jugar con ellos.

Lo haré lo mejor posible para hacer una buena combinación y que crezca sabiendo divertirse solo, o con amigos, con ayuda de las tecnologías y, por supuesto, sin ellas.

2 comentarios »

Mamitis aguda

“Mamitis aguda” : dícese de la necesidad de un hijo de estar pegado a su madre.

He leído en varias ocasiones que hacia los dos años pasan (no todos) por una etapa que necesitan la presencia de su madre, porque sólo así se sienten seguros. Y, sin haberle prestado demasiada atención a estas noticias, me doy cuenta que va a ser verdad….

La mamitis aguda no es la única “itis aguda” que tiene, porque la abuelitis que tiene es tal, que se merece una entrada entera, por lo que en esta ocasión nos centramos solo en “la mamitis”.

No es que no tenga patitis, porque también le da por ahí, pero la mamma es la mamma, y desde que sabe decir “mamá” se ha intensificado, me llama constantemente, me coge la mano para llevarme a algún sitio y si no me ve, me busca por toda la casa.

Hoy, sin ir más lejos, cuando he llegado a casa después del trabajo, no me encontraba demasiado bien, así que me he acostado en la cama.

El papá ha ido a buscarle a la guarde y, una vez en casa y no verme,  me llamaba y buscaba por toda la casa. Tras un ratín reposando, me encontraba mejor y no he podido resistirme a ir en su búsqueda.

Ha sido maravilloso ver su cara al verme, a echado a correr y me ha dado un gran abrazo. No me ha soltado en toda la tarde, jugando y jugando y, como le gusta tanto bailar, ¡pues a bailar en brazos de mamá! Yo encantada, por supuesto (mi espalda no tanto), una tarde así, son las que me hacen ir a la cama con una gran sonrisa.

Deja un comentario »

Mamá

feliz-dia-de-la-madre-965412He tenido unos días muy ajetreados y he tenido el blog un poco abandonado. Tengo varias cosas preparadas para publicar, pero no puedo resistirme y tengo que contaros que este fin de semana Nano ha empezado a decir “mamá”.

Desde hace un par de semanas llama a su papá con una vocecita de angelito, claro, él se deshacía cada vez que lo hacía. Tengo que reconocer que, aunque me hacía mucha ilusión, tenía algo de envidia, pues es maravilloso sentir cómo te llama, cómo pide tu atención con su vocecita y yo deseba que lo hiciese también conmigo, pero como cada niño lleva su ritmo, y se que lo haría tarde o temprano, tampoco me preocupé, me dediqué a disfrutar de ese momento tan tierno entre padre e hijo.

Tengo que hacer una anotación, porque es cierto que Nano lleva tiempo diciendo “papá” y “mamá”, al igual que otras cosas, pero para mí, hasta que no ha sabido su significado no lo he tomado como “hablar”.

De repente este fin de semana ha empezado a señalarme y decir “mamá” ¡¡eso si es de verdad!! y no lo ha dicho sólo un par de veces, lo dice constantemente, hoy incluso, jugando con su abuela, me llamaba para que mirase lo bien que se lo pasaba con ella.

Son estas cosas, estos pequeños detalles que hacen que cada día me sienta más feliz y orgullosa de ser madre, que cada obstáculo o cada vez que estoy tremendamente cansada, valgan la pena.

Deja un comentario »

Esos últimos días de verano

IMG00335-20110907-1716Normalmente cuando llegan las fiestas de mi pueblo, a mediados de septiembre, llega el final del verano. A mitad de septiembre se acaban esos días de calor, de piscina, barbacoas, terracita….termina mi estación favorita, la que más corta se me hace y la que no volverá hasta dentro de  nueve meses, por lo menos.

A partir de esa fecha inicia un periodo de adaptación para el invierno, días de lluvia y de frio, cambio de hora, etc. Aunque el otoño tiene sus cosas buenas, no me gusta demasiado, pues es el periodo que más lejos queda del verano.

En septiembre de 2011 Nano tenía casi 4 meses, y nos esperaba un mesecito más juntos antes de que empezase a trabajar, lo iba a aprovechar al máximo aunque empezase a hacer frío y no pudiésemos disfrutar al aire libre todo el tiempo.

Recuerdo que los primeros días de septiembre hacia mucho frío y pensé que el final del verano llegaría pronto, pero todo cambió y, por primera vez, el verano quiso alargarse hasta casi mitad de octubre.

Durante todo el mes de septiembre, creé una rutina perfecta que consistía en levantarnos, darle el desayuno y dar un paseo para terminar con un baño en la piscina. Por la tarde hacíamos el mismo ritual. ¿Acaso no es perfecto?

Mi último mes antes de volver al trabajo, disfruté de Nano como no pensé que lo haría. Los dos solitos disfrutando de esos maravillosos días que el verano nos había regalado, quintándoselos al otoño.

2 comentarios »

Contigo me olvido de todo

madre e bimboJamás nadie me había hecho olvidarlo todo hasta que nació Nano. Da igual el horrible día que haya tenido en el trabajo, lo cansada que esté, lo gris que sea el día, porque con una mirada suya se me olvida todo.

Hace tiempo que esa sensación se ha intensificado, no porque tenga más días malos, que no es así, si no porque él va creciendo y va demostrando su cariño hacia los demás.

Me encanta ir a buscarle a la guardería, porque en cuanto me ve, deja lo que esté haciendo, empieza a gritar y sonreir y viene corriendo hacia mi con los brazos abiertos ¿Puedo pedir más?

Hoy, especialmente, me he dado cuenta que eso es todo lo que necesito, darle todo el cariño del mundo porque se lo merece y ¿qué me llevo yo a cambio? que me haga la persona más feliz del mundo. No necesito más.

Y me aprovecharé bien de estos momentos, porque con la velocidad con la que pasa el tiempo , llegará un día en el que ya no me quiera recibir de esa manera…. por ello, cada sonrisa, cada abrazo y cada beso los disfruto como si fuese el último .

Deja un comentario »

Sus manías

manoA estas alturas puedo contar dos manías muy claras que tiene Nano : El pelo y ensuciarse las manos.

Empezaré con el pelo, desde hace ya bastante tiene una obsesión con el pelo, cuando le coges en brazos, levanta el brazo y te manosea el pelo en la zona de la nuca, es muy agradable porque te hace cosquillitas en el cuello. Muchas mañanas, cuando le despertaba y empezaba a cambiarle, él todavía estaba dormido y tenía una mano metida en la boca, chupándose el dedo, y la otra tocándose el pelo por la parte de arriba de la cabeza, si yo me acercaba, movía el brazo para tocar mi pelo, todo esto ¡dormido! era increíble. Digo era, porque le pelamos la cabeza (como ya dije, se nos fue de las manos, no queríamos pelarle) y, ahora creo que va a ser esa la razón por la que se despierta por las noches y necesita dormir conmigo, porque no tiene su pelo y quiere el mio. El problema de todo esto no es que duerma conmigo, que me encanta, pero es que ¡¡me tira del pelo!! No duermo nada entre las patadas, lo que se mueve y los tirones de pelo.

Su siguiente manía son las manos, de esta nos dimos cuenta hace poco, cuando empezó a comer solo y se manchaba… por dios… que señorito, no le gustaba nada, dejaba de comer y estiraba el brazo para que se le limpiásemos la mano. Pues es así con todo, hasta el punto que el otro día en la guarde nos dijeron que teníamos que ponernos a hacer muchas actividades con él en casa con pintura de manos y esas cosas para que empiece a acostumbrarse y, sobretodo, a disfrutar de ellas, pues todos sus compis se lo pasan en grande pintando con las manos y él se coge rabietas….  el fin de semana lo hicimos, al principio no le gustó nada, luego ya metía el dedito en  la pintura para dibujar…. lo que más le gustaba era meter la manaza en en agua para limpiarse…. poco a poco ….

Estas son las manías de Nano, supongo que con el tiempo irán remitiendo… la de las manos espero, por lo menos, y la del pelo, me queda el consuelo que muy pronto lo tendrá como lo tenía antes y podrá dormirse sin dejar calva a su mamá.

Deja un comentario »

¿Qué hago con tus uñas?

Pie de bebeEs una de las tareas que más miedo me daba y que más nos está costando. Con esos deditos tan pequeños y esas uñas diminutas, tienes miedo a cortarle algo más que una uña.

Nunca he tenido especial problema con las uñas de las manos, cuando se acostumbró a que, por lo menos, una vez a la semana le iba a cortar las uñas, lo asumió y simplemente se queda mirando a ver qué le hago.

Otro  capítulo aparte son las uñas de los pies, no podemos cortárselas una vez a la semana , así que dejamos que pase un poco más de tiempo, cuando vemos que ya no es posible aguantar más, nos ponemos manos a la obra. Es la guerra del bebé contra dos adultos y, a veces, parece que nos va a ganar.

La situación es la siguiente, tengo que explicarlo porque no le falta detalle. Le tumbamos en el sofá y yo me tengo que poner encima de él para bloquearle los brazos y la pierna que de momento se libra de “la dolorosa operación”. Mientras tanto, el papá coge su pie bloqueándolo a la vez que le corta esas uñas microscópicas. Tengo que resaltar que no deja ni un segundo de patalear. Además, grita y llora como si le estuviésemos matando.

Cualquiera que nos viese o le oyese no se qué pensaria, parece maltrato y solo le estamos cortando las uñas. Es una batalla en toda regla, en la que sufrimos enormemente, por esto no podemos hacerlo todas las semanas, creo que debemos perder 5 kilos cada uno del esfuerzo que hacemos.

Espero algún día se de cuenta que no le estamos haciendo nada y podamos hacerlo relajadamente y sin gritos, pataleos y fuerza bruta.

2 comentarios »

Mamá Oveja

La madre del cordero

CUESTIÓN DE MADRES

El blog de las madres, para las madres. ¡La maternidad compartida!

Mi mamá me mola

Historias de una Familia molona: blogterapia, planes molones y un poquito de "heart made" chulo de vez en cuando...

¡S.O.S Primerizas!

Blog basado en la experiencia de una madre primeriza.

Oriella Carolina

Bienvenidos!!

Planeando ser padres

Experiencias reales de padres primerizos

Escribir para decir estuve.

Un blog más, pero de otro ser. Que es feliz escribiendo y que por eso escribe.

regalosbabytu

Dinos lo que necesitas y lo creamos para ti

tumamy

Historias e historietas sobre la vida de una mamá